Finissimas Campofrio : creatividad robotizada

Ayer hablabamos de identificación. Creo que a grandes rasgos, todos hemos padecido en algún momento ese ratito celoso que nos presenta esta historia. Eso sí, tener celos de un robot ya es algo más raro, pero para eso está la publicidad, para contarnos una película en menos de lo que canta un gallo.

Resulta que en una familia, aterriza un nuevo integrante T-mo-T (timothy). Es un robot capaz de hacerlo todo, y dice en su manual de instrucciones que se comporta como un humano. La historia desarrollada a lo largo del spot es un estilo a la película “la mano que mece la cuna”, en la que el robot va desplazando en sus funciones al cabeza de familia y éste claro, se intenta defender como gato panza arriba.

Después de contaros la superficie, en realidad, vamos a lo que tenemos que ir. Si os dais cuenta lo más interesante a nivel publicitario ocurre al final. Por una parte, se destaca el sabor del producto, hasta el robot se vuelve loco por no poder disfrutar de él y ya justo en el final, la finura de las lonchas (los dedos mecánicos del robot no pueden atraparlas).

Es una historia graciosa, el tono es muy cómico sí, pero al final se dice lo que se tiene que decir. Un excelente ejemplo de creatividad de McCann Erickson

Anuncios

Una respuesta

  1. Vaya, eso suena tan sencillo si lo piensas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: